FIRA (Santorini). Autor www.caballano.com

 

www.caballano.com

mail@caballano.com

 

Principal
Modus Vivendi
Fotografía
Curso Inglés
Gestión Empresarial
Electrobombas
Turbinas
Bioclimática
Tablón Anuncios

 

Recursos Humanos
Calidad
Competi.-Innova.
Complejos Ind.
Dirección Comercial
Dirección Financiera
Estrategia
Política Industrial
Sistemas Productivos
Medioambiente
Seguridad Trabajo
Ergonomia
Automatizacion
Proyecto

 

Curso de Gestión Empresarial

La iniciativa emprendedora es fundamental para el desarrollo de la sociedad. Bien sea mediante la creación de nuevas empresas o de la nueva actividad económica dentro de las empresas existentes. La iniciativa emprendedora es la fuente de los nuevos empleos que necesitamos para mantener una economía vigorosa y un nivel de vida aceptable. La iniciativa emprendedora requiere el aprovechamiento de las oportunidades que existen y que surgen continuamente gracias al dinamismo del desarrollo tecnológico, económico y social. Pero aprovechar estas oportunidades requiere unas actitudes específicas que pueden estimularse mediante la enseñanza y mediante el establecimiento de los incentivos adecuados en la sociedad y en las empresas.

Los principios fundamentales de la gestión de una organización se encuentran en el management. Se trata de una disciplina universal que a todos nos importa, ya que se trata del pensamiento y práctica acumulado que hace funcionar a las organizaciones. La tarea de la administración de empresas es construir organizaciones que funcionen. Sus disciplinas se estudian en la Ingeniería en Organización Industrial. Puede encontrarse vocabulario básico en Ingles de términos relacionados con el management en el Curso de Inglés.

El concepto de emprender suele aplicarse al aprovechamiento o explotación de una oportunidad de negocio, transformándola en actividad empresarial.

Emprender implica, primero, identificar una oportunidad y, a continuación, dar todos los pasos necesarios para llegar desde dicha identificación hasta el comienzo de la fase comercial del nuevo negocio.

La esencia de emprender está en, primero, identificar una oportunidad y, segundo, convertirla en negocio. Una idea no es una oportunidad. Muchos emprendedores potenciales dicen que tienen una idea, o lo que es peor, buscan una idea.

En nuestra económica saturada parece que las oportunidades deberían escasear, pero no es así. Las oportunidades suelen aparecer en la periferia de los negocios convencionales. Casi cualquier actividad económica está sujeta a una evolución que genera nuevas formas de llevarla a la práctica. El cambio tecnológico, la evolución de la sociedad, o la globalización, son fuentes de discontinuidades que ofrecen nuevas oportunidades. Las tendencias de las empresas es enfocarse hacia sus áreas de competencia, dando lugar a ruptura de cadenas de valor añadido, generado infinidad de servicios.

A veces, la idea y la oportunidad pueden coincidir. Es posible una idea genial tenga un mercado. Hay emprendedores que tienen una idea absolutamente nueva, la llevan a la práctica y descubren que existía una nueva necesidad latente para ella. La existencia de una idea genera una demanda. Pero más frecuente las cosas funcionan al revés. Es la observación del mercado la que sugiere que puede existir una demanda para un producto determinado. Escuchar al mercado no quiere decir que no haya que anticiparse. El mercado habla mal. Cuando el mercado pide algo muy claramente eso ya no es una oportunidad.

Una vez identificada la oportunidad, lo más probable es que el emprendedor se encuentre en una posición de recursos (dinero, instalaciones, equipo humano) muy lejana de la que le permitiría lanzarse de forma inmediata a poner en marcha una empresa que explote la oportunidad. La habilidad del emprendedor esta en movilizar recursos externos.

El emprendedor debe ser capaz de establecer relaciones interpersonales y de inspirar confianza. Un emprendedor suele ser capaz de inspirar la confianza de sus socios, proveedores, clientes, colaboradores, y empleados. La capacidad de inspirar confianza se apoya en un currículum de honradez. En suma, el emprendedor moviliza recursos externo con contactos, capacidad de inspirar confianza y honradez.

El mejor camino para transformar una oportunidad identificada en una empresa  requiere empezar por la elaboración de un proyecto detallado de lo que se pretende emprender: el llamado plan de negocio y ya conocido como "business plan". Como ejemplo proponemos:

 

1. Resumen

2. El concepto del negocio

2.1 Bien o servicio que se va a producir o vender

2.2 Enfoque específico para producir o vender

2.3 Factores fundamentales de diferenciación

3. La nueva empresa en el sector

4. El producto y su posible potenciación con productos o servicios relacionados

5. Tecnología (si procede)

5.1 Plan de I+D. Aspectos tecnológicos que desarrolla y aspectos que comparar. Calendario y presupuesto.

5.2 Personal de I+D. Motivación y retención.

5.3 Principales contingencias tecnológicas y su cobertura.

6. El mercado y la competencia

7. Plan comercial

8. Plan de producción

8.1 Comprar frente a fabricar.

8.2 Subcontratistas

9. Personal

10. Aspectos económicos. Previsión de cash-flow. Rentabilidad.

11. Financiación. Necesidades financieras de la nueva empresa.

11.1 Fuentes de fondos para financiar. Capital. Deuda.

11.2 Accionistas. Sus derechos y obligaciones.

12. Gestión de la empresa. Responsabilidades de cada actividad. y medios de control.

13. Plan detallado de lanzamiento de la empresa. Contingencias principales y cobertura.

 

De la Ingeniería en Organización Industrial hemos tomado las siguientes disciplinas para formarse en la actividad del gestor empresarial:

 

De igual modo podemos descargarnos los siguientes archivos en pdf: